arcilla para curar las picaduras de insectos
arcilla para curar las picaduras de insectos

La mejor forma de tratar las picaduras de insectos es mantenerlas limpias, secas y aplicar una cataplasma de arcilla. Aprende a preparar una cataplasma de arcilla para curar las picaduras de insectos.

¿Cómo preparar una cataplasma de arcilla para curar las picaduras de insectos?

Materiales necesarios

Necesitará:

  • Arcilla en polvo (bentonita en polvo). Puedes comprarla en tu tienda de dietética o en Internet. Es muy barata y dura mucho tiempo, ¡así que no romperá tu presupuesto!
  • Un vaso de agua en el que puedas mezclar fácilmente la arcilla en polvo.
  • Jabón o desinfectante líquido para manos (opcional). Esto ayuda a evitar que la piel se reseque demasiado mientras esperas a que la cataplasma haga su magia en esas molestas picaduras de insectos. Si tienes la piel sensible, no te olvides de este paso: además de aliviar el picor, evitará que se formen esos granitos rojos cerca del lugar de la picadura.

¿Cómo preparar una cataplasma de arcilla?

Una cataplasma de arcilla es una forma estupenda de tratar las picaduras de insectos y otras afecciones cutáneas. La arcilla se ha utilizado durante siglos para tratar las picaduras de insectos, ya que es un agente antibacteriano natural que también ayuda a reducir la inflamación. La arcilla puede utilizarse para tratar afecciones cutáneas como el eccema o la psoriasis; actúa eliminando toxinas del organismo, lo que reduce el enrojecimiento y la inflamación de las zonas afectadas.

Lávese las manos con agua y jabón.

Lávate las manos con agua y jabón.

Lavarse las manos antes de preparar la cataplasma de arcilla es importante para evitar que entren bacterias nocivas en el cuerpo. Lávatelas también después de aplicar y retirar la cataplasma de arcilla, así como cada vez que toques una picadura de insecto durante su proceso de curación.

Añade polvo de arcilla a un cuenco con agua.

  • Añade arcilla en polvo a un cuenco con agua.
  • Remueve la arcilla en el agua hasta que se forme una pasta suave, unos 5 minutos más o menos dependiendo de la cantidad de arcilla que estés utilizando y de la cantidad de agua que tengas (debes asegurarte de que haya suficiente líquido para que se pueda extender). La consistencia debe ser lo suficientemente espesa como para que no se deshaga al extenderla sobre la piel, pero no tanto como para que parezca pegamento al aplicarla directamente con la mano sobre las picaduras de insectos.

Remueve la arcilla en el agua hasta que se forme una pasta suave.

Utilice una cuchara de madera o metal para remover la arcilla en el agua. No utilice una batidora, un robot de cocina ni un mortero, ya que la arcilla quedaría demasiado fina y sería difícil de aplicar. Si no tiene acceso a estas herramientas, puede utilizar un batidor o un tenedor.

Aplique esta pasta sobre la zona afectada extendiéndola finamente.

Aplique esta pasta sobre la zona afectada extendiéndola finamente.

También puede aplicarla sobre la zona afectada, extendiéndola finamente.

Déjala actuar unos 20 minutos. Si notas sensación de picor, puedes lavarlo con agua o retirarlo enseguida.

Una vez aplicada la cataplasma de arcilla, déjala actuar unos 20 minutos. Si notas una sensación de escozor, puedes lavarla con agua o retirarla inmediatamente.

Si se deja demasiado tiempo, este remedio puede causar irritación cutánea, así que asegúrate de revisar tu piel después de retirar la arcilla.

Puedes preparar una cura más barata y eficaz para las picaduras de insectos utilizando polvo de arcilla.

La arcilla en polvo es más barata y más eficaz que la cataplasma de arcilla.

Puedes usar polvo de arcilla para curar otros tipos de problemas cutáneos, como el acné y los forúnculos, mezclándolo con agua o leche.

La arcilla se utiliza en los remedios caseros para curar picaduras de insectos de manera efectiva.

Las cataplasmas de arcilla

Las cataplasmas de arcilla pueden utilizarse para curar las picaduras de insectos. En primer lugar, tendrás que hacer una cataplasma de arcilla en casa. Para ello, mezcla una cucharada de arcilla en polvo con 1/2 taza de agua hasta formar una pasta espesa. A continuación, aplica la mezcla de arcilla directamente sobre la piel donde te haya picado un insecto y cúbrela con una venda o gasa.

Las cataplasmas de arcilla se suelen utilizar para tratar

  • Picaduras de insectos (mosquitos o garrapatas)
  • Picaduras de abeja

Conclusión: Arcilla para curar las picaduras de insectos

Las cataplasmas de arcilla son una forma eficaz de tratar las picaduras de insectos. Pueden prepararse en casa con unos pocos ingredientes y aplicarse directamente sobre la zona afectada. La arcilla se une a las toxinas de la picadura y ayuda a aliviar el dolor y la hinchazón, al tiempo que aporta propiedades antimicrobianas que ayudan a eliminar las bacterias. Este remedio casero es económico en comparación con los productos comprados en tiendas, ya que utiliza ingredientes fácilmente disponibles en la mayoría de los hogares, como el agua o la leche.

También te puede interesar

12 Remedios caseros para hongos en las uñas de los pies

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de los remedios caseros para hongos en las…

Remedios Naturales para la Caída de Cabello

El cabello es una parte importante de nuestra apariencia y autoestima. Sin…

6 Remedios Naturales para Congestión Nasal

La congestión nasal es un problema común que afecta a muchas personas…

25 Remedios caseros para quitar la tos

La tos es un síntoma común que puede ser causado por diferentes…